Catering y Banquetería

 

Antes de contratar el servicio...

 

Tanto la atención como la buena propuesta gastronómica servida a tiempo y forma, son componentes básicos para lograr que la fiesta sea un éxito. Este resultado se basa en una serie de detalles, que deben planificarse y definirse de antemano. ¿Por dónde empezar a la hora de elegir el catering? ¿Qué platos servir? ¿Cuáles son los ítems que cubre la contratación de este servicio?

    

Actualmente existen muchas opciones de catering, y las categorías se definen según el tipo de menú que ofrecen, así como su experiencia y alternativas de infraestructura para la provisión del servicio. Lo primero que se debe hacer es contactar a las empresas de catering, explicarles los objetivos del evento, y solicitar que hagan una propuesta.  Para esto, es importante preparar una lista preliminar con la cantidad de asistentes, el estilo de comida que se desea ofrecer a los invitados, y el tiempo estimado que durará el evento.

  

La boda de cada novia es única. Y eso es algo que deben tener tan claro los novios como los encargados del catering. No se trata de "una comida más". El catering debe ofrecer un trato absolutamente personalizado, ser flexibe en la oferta de menús y poner a disposición de los novios una selección de personal calificado y experto que se esforzará en satisfacer a todos los invitados en cada necesidad particular.

   

El catering debe garantizar que el servicio será realizado por su personal habitual, calificado y entrenado en grandes eventos. Un equipo de camareros y cocineros es como un equipo de fútbol: hace falta entendimiento, rapidez y eficacia. Así es que a asegurarse que no contratarán para la boda a gente inexperta de última hora. Todo debe estar siempre supervisado por profesionales experimentados en el sector (maître, jefe de sala, chef, etc...). Y, muy importante, que les garanticen que disponen de un número de personas suficientes (tanto en cocina como en sala) para que todo funcione con ritmo y a la perfección. El promedio de personas que un mozo atiende bien, son

      

Una vez que se haya elegido quién será el responsable del servicio, hay que comenzar a establecer pautas, como el grado previo de preparación de la comida y una idea de la cantidad de personal de servicio que se necesitará para que todos los invitados estén bien atendidos. Luego, se programa una degustación del menú. Este es un detalle importantísimo ya que, además de probar los platos, se puede analizar la presentación de los mismos. También es fundamental que el chef o el responsable del catering conozca la distribución, la forma del salón y las distintas actividades que se realizarán, con la secuencia y horarios de cada una.

   

Tras el banquete, ofrece a eso de las tres o cuatro de la mañana canapés o bocaditos salados para reponer fuerzas tras las horas de baile. Y si además eres amante de los postres no pierdas la ocasión de ofrecerlos nuevamente. ¡Será maravilloso, sobre todo si la noche ha refrescado el ambiente y despejará la cabeza de los que se hayan pasado un poquito de copas!

                 

Alternativas de servicio


Cocktail: Si el matrimonio será breve, sencillo y/o con pocos invitados, la mejor opción es un cocktail sin cena ni postres. Un cocktail de matrimonio queda perfecto tanto al mediodía como por la noche. Es una comida sencilla, fácil de comer y de pie, aunque generalmente se estila poner algunas mesas y sillas para que puedan sentarse algunas personas. Algunas ventajas son que los novios podrán socializar con todos sus invitados libremente, hay un ambiente más informal y es la opción más económica. Importantísimo asegurarse que sea un BUEN cocktail, y que los invitados no tengan que estar "asaltando" a los mozos cada vez que los vean pasar con una bandeja o que se vayan con hambre. Sería fatal ! Exigir calidad y cantidad necesaria al encargado del catering. 

            

Cena servida a la mesa: Generalmente está compuesta por un cocktail (que puede ser de pie o sentados), entrada y plato principal. Tiene la ventaja de ser ordenado, pero requiere de mucha organización de parte del banquetero, ya que los platos deben llegar todos juntos y calientes a la mesa. Pésimo que lleguen unos primero y otros después o los invitados tengan que devolverlos porque están fríos. En este caso, se debe elegir un menú más bien clásico y de gusto masivo; y aunque ahora se estila en algunos matrimonios que haya dos tipos de comida distinta, ésto sólo hace que muchos invitados prefieran el plato de su vecino y complique la vida de los encargados. Mejor atenerse a lo tradicional y tener una alternativa de menú para invitados celíacos, alérgicos o mañosos crónicos.

     

Buffet: También se estila servir un pequeño cocktail antes, y tiene la ventaja de que se puede jugar con la decoración de los mesones y presentar más alternativas, pero por lo general no se recomienda para matrimonios de más de 200 personas, o cuando entre los invitados hay mucha gente mayor (aunque se puede coordinar que los garzones los atiendan), porque se puede generar mucho desorden, filas y es posible que más de alguien se quede sin comer lo que quería o se aburra de esperar en la fila. Si de todas maneras los novios quieren un Buffet, es mejor dejarlo para ensaladas o postres.

          
¿Y el postre? : La opción más clásica es servir el postre en la mesa, pero la más apreciada es la del buffet, donde hay varias alternativas y cada invitado come lo que quiere. Algunos banqueteros hacen una mezcla de ambas posibilidades, llevando uno a cada invitado (que puede ser diferente para hombres y mujeres o intercalado para mostrar a los demás las posibilidades que hay) y luego se invita a probar los del mesón con los diversos tipos de postres.

 

Cantidad de bebidas


Este cálculo depende de varios factores: Cantidad de invitados, hora del matrimonio (si es de día, hay tiempo para que los invitados consuman 5 a 6 tragos más que de noche) y edad promedio de los invitados - los jóvenes consumen más alcohol que los mayores -. Por ejemplo, la cantidad promedio de consumo para el vino es de 2 a 3 copas por persona y de Champagne, 2 copas máximo.   

        

En cualquier caso, si el encargado del catering no provee este servicio, pregunta en las licorerías por una oferta para novios o la posibilidad de entrega a consignación. Así, lo que sobre lo puedes devolver o bien conservar a un muy buen precio.

   

Experiencia: Pedir fotografías de trabajos anteriores. Lo ideal sería ir a ver la preparación de un matrimonio real. Pedir referencias y hablar con novios que hayan contratado sus servicios.

  

Coordinación: Averiguar cuál es la última fecha para confirmar el número de invitados que asistirán al matrimonio. Puertas adentro, se determina cuánto tiempo demorará servir cada plato, incluyendo el retirar la vajilla y cubiertos del plato anterior. Este dato es imprescindible para estimar la duración de las actividades que se realizarán durante el evento. Consultar cuántos mozos tienen considerados para el evento y cuántas personas atenderá cada uno.

    

Montaje: Consultar si ofrecen el servicio de mantelería y arriendo de vajilla, copas, carpas. Qué tipo de mesas tienen? Y sillas?  Es una buena idea que la cena de prueba sea exactamente en las sillas que usarán en el matrimonio.         

Menú y Cena: Pedir una prueba completa de al menos tres opciones de menú que ofrecen. Exigir que sea exactamente lo que servirán, tanto en decoración como en cantidad. Se debe consultar con qué anticipación hay que avisar para que preparen algún menú especial, y si cuentan con opción de menúes vegetarianos, dietéticos, celíacos, mañosos crónicos o niños.

   

Postres: Consultar si hay buffet de postres y si los servirán en el plato o estarán dispuestos sobre una mesa. Preguntar si luego de la cena los retiran o si entre medio del baile la mesa de postres aún estará disponible.

 

Vinos y licores: Preguntar por las condiciones, marcas y variedad del vino y licores. Si el presupuesto incluye bar abierto. Si incluye hielo, agua y refrescos o jugos. Si se contrata una cantidad fija, consulta qué pasa con las botellas sobrantes. Y finalmente, si permiten que lleves tus propios licores y si hay costo de descorche. Preguntar cuántas barras se montarán.

 

Complementos: Consultar si la empresa elabora el pan, las tortas y la patisserie, y, si no es así, dónde se proveen. Si la parte de panificados es importante dentro del menú (por ejemplo, si se desea ofrecer sandwichitos calientes), se puede pedir que estén incluidos en la degustación. Consultar si el servicio incluye pan, mantequilla, té, café, aguas de hierbas.

 

Extras: Consultar cuántas porciones extra podrían servir si algún asistente lo solicita o se presentan invitados imprevistos. Averiguar si en el presupuesto están contempladas las comidas de los fotógrafos, videístas y músicos.

  

Importante: Firmar un contrato en el que queden estipuladas todas las condiciones del servicio: la fecha de la boda, las horas entre las cuales se debe prestar el servicio, el precio, menú, etc.

   Cybernovios.cl  - 51.255 1052 / 9.218 9087 - La Serena - Email