Novias XL

 

Tips para verte aún mejor

       

Hoy en día tener unos kilitos de más no es ningún problema para ir bella y elegante. De hecho, las curvas se han puesto de moda. Prácticamente todas las casas especializadas en vestidos de novia incluyen en sus colecciones diseños versátiles que se adaptan a todas las siluetas, porque lo que se lleva hoy es la belleza auténtica y real, seas como seas.

    

Para todas es recomendable hacer una dieta equilibrada y sana y llevar una vida más activa, y con tiempo puedes hacer una dieta, pero si no la vas a hacer al pie de la letra y asesorada por profesionales, mejor no te empeñes en dietas urgentes que prometen transformar tu cuerpo milagrosamente; ya que no funcionan. Perder peso lleva tiempo, requiere constancia y un cambio de hábitos, así es que no demores la búsqueda de tu vestido de novia esperando adelgazar, ya que debes empezar al menos con un año de antelación al día de la boda. Pruébate absolutamente todos los vestidos que te gusten, el espejo te dirá si te favorecen o no y pide consejo a alguién que te de una opinión sincera y objetiva.

      

Escogiendo el vestido perfecto


En líneas generales te sentarán mejor vestidos de corte recto y líneas sencillas y depuradas, busca tejidos recios y consistentes que disimulan mejor los defectos y diseños con faldas vaporosas y amplias pero sin exceso de volumen.

   

En las pruebas del vestido, se debe llevar el mismo brassier que se utilizará el día de la boda, de esta manera el vestido estará hecho a la medida y de acuerdo a la ropa interior. De preferencia utilizar un corset, y así no sólo se adelgazará la cintura, sino que se verá mucho más definida. Si no se elige el corset ni el corte imperio, el talle del vestido debe ser siempre por debajo de la cintura, “casi” a mitad del vientre y que la unión con la falda sea en “V” esto hara verse más estilizada.

    

Se deben evitar las faldas voluminosas y con muchas aplicaciones o tules, que lo único que conseguirán es resaltar lo que se pretende disimular, la regla básica es “resalta tus atractivos y disimula o desvía la atención de los demás de las pequeñas imperfecciones”.

       

Lo mejor son las telas pesadas (por ejemplo satín de seda o shantú) para que el vestido adquiera una forma adecuada y sobretodo no se adhiera al cuerpo.

     

Si los brazos son algo anchos se pueden disimular con un vestido de “hombros caídos” o con unas coquetas manguitas bombachas de ancho mediano no muy holgadas, colocadas a 4 dedos de los hombros y hechas de una tela mucho más liviana que la del vestido.

         

Los accesorios deben partir como máximo a la altura de la cadera. Éstos deben resaltar la parte más alta del cuerpo, es decir, la cara y la cabeza, evitando llamar la atención en las zonas más curvilíneas como el busto. Los mejores colores, son beige, perla o champagne.

        

El peinado debe ser el punto fuerte. Se le debe dedicar especial atención y la mejor opción es un recogido o semirecogido antes que el cabello suelto. Se deben evitar los rizos y moños que aumenten el volumen general. Y finalmente “el consejo más importante” es que una novia siempre se ve bella.

 

Los modelos recomendados


   

El vestido ideal es aquel que realza la belleza y disimula los defectos, y como cada cuerpo es diferente a otro, lo mejor es poder tener un vestido de novia a medida que, aunque son más caros, aseguran el mejor resultado. Si no es posible, hay algunos tips para disimular los pequeños defectos y elegir el vestido soñado. Por ejemplo:

     

El traje debe combinar con todo el conjunto, zapatos en el mismo tono, bouquet y accesorios, nada de tomar cosas prestadas.

       

El vestido con mejor entalle es aquel que lleva un corset que modela y contornea la figura, aunque usar una faja elasticada debajo es recomendable también.

      

El peinado que más conviene a las rellenitas, es el que lleva el pelo en un moño recogido y mechas de pelo lacio a los costados de la cara, para afinar facciones.

         

La pancita es el área mas problemática de las novias rellenitas, para eso la faja y un vestido que llegue a la altura de la cadera para alargar la figura, con un faldón amplio y largo.

        

Para disimular brazos gruesos, puedes usar un echarpe de gasa blanca o encaje que cubra esa zona problemática.

        

Si eres alta y gruesa, sobrecarga el vestido con alforzas y líneas horizontales, aunque sin tanto estruendo sino te engordará mas visualmente, y por supuesto, evita los tacones altos.

     

Para novias bajas de estatura, lo mejor son los cortes verticales y rayas para alargar.

          

El maquillaje debe ser lo más natural posible, con una base que quede a la perfección para que no se vea ningún defecto de piel en las fotografías

 

Un lazo al fondo de las espaldas no disimulará una cola grande, al contrario, hará que todos se fijen más.

  

Un vestido sin escote, muy próximo del cuello, o muy frisado, aumentará un pecho que ya sea grande.

 

A la novias más bajitas, les queda mejor un estilo de diseño sencillo, sin muchos floreados. Si el vestido es con cola, debe ser corta.

   

Si el torso es corto, la falda debe de comenzar por debajo de la cintura y en forma de punta para alargar el talle. Si es largo, lo mejor es utilizar vestidos con cintura ajustada y alta.

     

Si la espalda es ancha, lo peor es darle más volumen con adornos y drapeados. Si es pequeña, la atención debe centrarse en en la parte superior del vestido. Los corsettes y las mangas abultadas son una buena opción.

   

Para acentuar las curvas se deben elegir telas suaves y poco pesadas que se ajusten al cuerpo. Para disimularlas, lo mejor es optar por telas más duras y pesadas.

      

Vestidos de modelo envolvente sin mangas y vestidos ceñidos combinan con velos largos de catedral. Los vestidos rodados y estilo bailarina combinan con velos cortos o hasta la cintura. Cuanto más elaborado y decorado sea el vestido, más sencillo deberá ser el velo.

   

Si el problema es algo de pancita, evitar las faldas y mangas voluminosas y con excesivas aplicaciones y adornos. 

 

Todos los accesorios - guantes, velo, ramo, joyas, adornos para el cabello - tienen que ser pensados en conjunto con el vestido para que no resulte una combinación exagerada. 

       

Los zapatos no deben ser demasiado altos y se deben probar junto con el vestido para ajustar perfectamente el largo. Lo ideal es usarlos en casa algunas semanas antes del día de la boda para evitar incomodidades en la fiesta.

   Cybernovios.cl  - 51.255 1052 / 9.218 9087 - La Serena - Email