Velo de Novia

 

Algunas ideas...

       

El velo es un complemento indispensable para el look de la novia. Tradicionalmente simbolizaba la virginidad, posteriormente, representaba la pureza y, hoy en día, se ha convertido en una tendencia de moda nupcial. Las telas más utilizadas son el tul, seda o nylon muy suave que no otorgan volumen y ayudan a conseguir una caída perfecta. No es aconsejable la organza y el encaje ya que la trama de la tela es muy pesada y opaca. Lo ideal es que el velo proporcione suaves transparencias y cubra delicadamente el peinado y/o el rostro de la novia.

      

Historia


Entre los griegos y romanos, durante el siglo IV antes de Cristo, los velos largos y translúcidos estaban de moda para las bodas; el color del velo era de un amarillo intenso que cubría su rostro. De hecho, el velo nupcial era tan largo que llegaba hasta los pies. Durante la Edad Media, el color dejó de ser un factor esencial y la importancia se atribuyó a la riqueza de la tela y de los adornos, para finalmente en Inglaterra y Francia tornarse blanco, un color que a finales del siglo XVIII era ya de común aceptación.

    

Simbolizó originalmente el apartamiento de la vida exterior, la virginidad, la modestia, la inocencia y la virtud de la novia. A lo largo de los años este símbolo se ha perdido, pero el velo se lleva todavía. En algunas culturas de Oriente el velo se llevaba para ocultar completamente la cara de la novia a un novio que jamás la había visto. Solamente después de la ceremonia se le permitía al novio levantar el velo para ver el rostro de su nueva esposa. Las novias católicas lo utilizan como símbolo de pureza, y por eso en ocasiones la novia lo elige de dos capas, para llegar al altar con velo y que el novio lo levante cuando le es entregada por su padre. Actualmente se le considera en general un adorno estético y un complemento para el vestido.

     

Tipos de Velo


Velo corto o tipo blusher: Lllega hasta la altura de los hombros de la novia. Cubre su cara cuando entra a la iglesia y durante la ceremonia. Al momento del beso, el novio levanta el velo. Después de la ceremonia se pone hacia atrás como cubriendo el cabello. Es apropiado para bodas de día y para vestidos de novia de líneas simples o vestidos cortos.

Velo hasta el codo:

Mide alrededor de 75 cm y generalmente empieza oculto detrás del tocado bajando por la espalda hasta llegar a la cintura. Es ideal para bodas civiles o bodas celebradas de día y para novias

con look informal.

Velo tipo capa: Es un velo corto en su parte frontal y con efecto ondulado por los laterales. Este velo cubre a la novia como si fuera una capa pero desde la cabeza abriéndose a los lados del rostro y cerrándose poco a poco debajo de la cintura. Es perfecto para novias que luzcan vestidos con escote strapless.

Velo tipo mantilla: Su largo es hasta el codo o hasta el suelo y se caracteriza por estar confeccionado con encajes y puntillas. Es un tipo de velo tradicional de inspiración española que deja el rostro destapado y queda genial como complemento para vestidos de novia con aires españoles, de estilo ibicenco, o novias originales.

Velo tipo capilla: Su longitud sobrepasa ligeramente al vestido de la novia creando un efecto tipo cola. Otorga gran elegancia y mucha vistosidad al conjunto nupcial.

Velo tipo catedral: Mide al menos 2 metros y medio de longitud y suele utilizarse en bodas de mucha etiqueta, ya que este tipo de velo da una apariencia majestuosa y muy glamorosa a la novia.

         

   Cybernovios.cl  - 51.255 1052 / 9.218 9087 - La Serena - Email